Buscar
  • Virtudes Torres Losa

LEER ES VIVIR

Actualizado: 30 may


Se acerca el final de mayo y casi no acudo a la cita con nuestro amigo JacsNet.

En esta ocasión como si se tratara de un pequeño homenaje a su blog, Acervo de letras Jose nos ha invitado a LEER. Leer escribiendo, escribir leyendo, lo que mejor veamos.

Para la creación de nuestro relato nos ha propuesto dos cosas.


Primero, esta fotografía que debe servirnos como inspiración y de alguna forma verse representada en la historia.

Segundo, una frase que debe aparecer dentro del relato y que debéis elegir entre las citas siguientes:

«Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres».

Heinrich Heine


«Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee».

Miguel de Unamuno


«Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma».

Cicerón

Aunque también nos da margen para utilizar nuestras propias citas o cualquier otra que nos guste.

LEER ES VIVIR

***


Las puertas de la biblioteca se abrieron como cada día. Doña Paquita, la bibliotecaria, escondida tras sus gafas de gruesa montura, sonreía ilusionada porque ese día había un encuentro con un autor de libros infantiles y dentro de unos momentos, alumnos de uno de los colegios del pueblo iban a llegar para la reunión.

Colocó sobre cada una de las sillas un pequeño cuento infantil del autor que iba a llevar a cabo el encuentro, para que en pocos minutos los peques lo leyeran y esto les permitiera hacer preguntas y así colaborar con él.

Paquita era feliz cuando, en una de estas funciones, veía a los niños leer muy concentrados y después tras una breve pausa en la que ninguno se atrevía a hacer la primera pregunta, todos querían preguntar y ser el siguiente, entonces los deditos de los niños y niñas apuntaban al techo deseando ser el elegido por el autor.

La función estaba preparada para las once; faltaban pocos minutos y ya se escuchaba por la calle el jolgorio de los pequeños que, en fila de dos, iban camino de la biblioteca.

En el piso superior, en la sala destinada a la lectura, se encontraban algunos lectores de los diarios, un par de alumnos de instituto que se preparaban para unos exámenes y Pepita Pérez, la conserje.


También varios chicos se encontraban en la sala de informática. Todo estaba en silencio, el escritor se preparaba con un atuendo a lo Sherlock Holmes: gabardina, pipa, lupa y la gorra de stalker.

Y llegaron los niños seguidos de Inma, la maestra. Paquita los fue invitando a pasar al salón de actos y les dijo que leyeran el cuento que era muy cortito antes de que saliera su autor.

Pasaron unos minutos y el autor disfrazado de Sherlock Holmes, sin que los niños se hubieran dado cuenta, se había sentado al final en un rinconcito.

Mario, que es un niño al que no se le escapa nada, dijo en voz alta: ¡¡¡Ostras!!!

-¡Silencio Mario! -le susurró la maestra.

-¿Qué te pasa, chico? -preguntó Paquita.

-Es que aquí hay muchas faltas de ortografía.

-Pero ¿Qué estás diciendo? Esto es un libro y su autor es muy mirado con el lenguaje.

-Pues aquí pone “hielo” sin hache - afirmó Mario.

-Se le habrá derretido, jajaja -contestó el más graciosillo del grupo.

-Sííí, aquí pone “ave” con be -dijo Susi

-Es que es un ave de altos vuelos jajaja, -volvió a reír el mismo gracioso de antes.

Inma no sabía dónde esconderse con estos críos tan despiertos y a la vez tan espontáneos. Tomó uno de los libros y, efectivamente, sus páginas estaban llenas de faltas de ortografía. A unas palabras le faltaba alguna letra y otras las tenían cambiadas por su “ homófona” con el mismo sonido.

El autor se acercó al estrado y, una vez allí, llamó a silencio con su lupa. Los peques se callaron y cada uno en su silla esperaron a ver qué decía ese señor disfrazado de detective.


Bien chicos, ya veo que tenéis espíritu detectivesco y habéis descubierto los errores que se pueden cometer cuando escribimos. Los más usuales son cambiar la V por la B, la S por la X o, la Y por la Ll; pero también hay otros que ahora vamos a sacar a la luz.

Aquello hizo que cada chico o chica hiciera preguntas sin parar. Todos querían saber por qué el libro estaba escrito con tantas faltas.

El autor también les dijo que debían de leer comprendiendo lo que ponía, seguir la historia que estaba relatada y así sabrían el porqué de esos fallos.

De nuevo cada chico y chica leyeron el cuento y en seguida supieron que era porque el protagonista no había podido ir a la escuela desde niño y había tenido que aprender por sí solo.

-Eso tiene mucho mérito -dijo el autor- después cuando ya era mayor había decidido ir a una escuela de adultos y todas las faltas que antes cometía ahora ya no las tenía.

-¿Sabéis cómo se cometen menos faltas de ortografía?

-Yendo al colegio -dijeron algunos de ellos.

-Si, en el colegio y leyendo mucho.

Así que no olvidéis nunca esta frase: “No dejes para mañana lo que puedas leer hoy”


Para finalizar, el escritor sacó una bolsa con letras adhesivas y cada uno de los alumnos fue poniendo la letra correspondiente en el lugar del fallo. Una vez completado el autor firmó cada uno de los libros y se los regaló como recuerdo de ese día.


Virtudes Torres

Mayo 2022





41 visualizaciones9 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Espejismo